Caldo bordelés: evitar las enfermedades en los árboles frutales

¡Compártelo!Share on Facebook4Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

El caldo bordelés es ideal para evitar las enfermedades de los frutales. Lo que tendremos que hacer para prevenir, en la época otoñal será prevenir que los hongos infecten de esporas tanto la yema como la corteza del árbol frutal es uno de los cuidados básicos de las plantas. Lo más recomendable suele ser, para evitar esto, la fumigación con productos que tengan algo de base de azufre, pero lo más eficaz suele ser siempre el caldo bordelés.

Caldo bordelés: evita las enfermedades en los árboles frutales.

En primer lugar, tendremos que tener muy limpias las herramientas con las que vamos a trabajar a fin de evitar que las herramientas que han estado con tallos o plantas enfermas puedan transferir bacterias dañinas al resto de la plantación.

En definitiva, se lavan con agua y jabón, rascando con un cepillo de alambres quitando las adherencias y óxidos.

Cómo se prepara el caldo bordelés:

Ingredientes:

  • 100 g de sulfato de cobre
  • 70 g de cal viva
  • 10 l de agua

Disolución del sulfato de cobre:

Pondremos en un recipiente de plástico, nunca de metal, diluyamos los 100 g de cobre en 1 litro de agua. Para realizar correctamente el proceso tendremos que hacer lo siguiente:

Colocaremos los cristales de azufre en un saquito de tela arpillera que con un hilo dejaremos arriba del agua, así de esta forma según se vayan diluyendo caerán al fondo del agua y no antes.

Apagado de la cal:

En un recipiente de plástico apagar los 70 g de cal viva en 0,80 l de agua. Una vez ha sido apagada dejamos enfriar.

Una vez esté fría añadimos el resto de los 9 litros de agua que faltantes. Es muy importante que el agua esté bien fría.

Después removemos y filtramos con una maya fina de metal o trozo de tela de arpillera, a fin de que las impurezas de la cal queden totalmente filtradas y limpias.

La mezcla final:

Una vez tenemos las dos soluciones individuales se vierte el sulfato de cobre sobre el de la cal (nunca hacerlo alrevés) y removemos.

Se llena un fumigador con esta mezcla y se fumigan los árboles y ya lo tenemos listo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.