Los trucos para cultivar árboles frutales enanos

¡Compártelo!Share on Facebook18Pin on Pinterest4Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Veamos hoy cómo cultivar los árboles frutales enanos. Estas plantas, no son más que los árboles frutales comunes pero adaptados y pequeños para ponerlos en macetas. Para ello, hay algunos puntos que tenemos que tener claros para su cultivo y de ello vamos a hablar hoy aquí. Quedan preciosos en nuestros balcones, por lo que os invitamos a qué anotéis todos estos puntos y os atreváis a cultivarlos.

Cultivar árboles frutales enanos

Trucos para cultivar árboles frutales enanos

  1. Lo primero de todo es elegir bien el árbol que mejor se adapte al clima en el que estamos. Si es un clima frío, tropical o caluroso para evitar que en las primeras de cambio nuestro arbolito se marchite.
  2. Estos árboles enanos nos darán frutos antes que los árboles frutales comunes, con la ventaja de qué para recoger los frutos no tenemos que subirnos a las alturas.
  3. Elige bien la maceta en la que cultivarás tus árboles frutales enanos. Puede ser de arcilla, plástico o madera.
  4. Pueden alcanzar hasta 2 metros, con su peso correspondiente, por lo que si vas a poner varios en el balcón debes asegurarte de qué la terraza está habilitada para soportar el peso por motivos de seguridad.
  5. Ten en cuenta que el drenaje de la maceta es imprescindible, por lo que deberán tener en todas ellas un agujero por el cuál desprenderse del agua que no quieren para qué no se ahoguen. Pon una piedra en el agujero para mejorar el propio drenaje.
  6. Usa tierra rica en nutrientes y abono natural para rellenar el suelo y la tierra de la maceta.
  7. Cuándo lo transplantemos a la maceta, tenemos que asegurarnos de qué tienen la raíz desnuda para qué logre prender de la mejor manera posible. Si lo tenemos sin transplantar, hay que asegurarse de que las raíces están hidratadas en todo momento.
  8. La primavera, después de las grandes heladas, es la mejor época para transplantar y plantar estos arbolitos. No lo hagas cuándo la tierra esté congelada y fría. No sobrevivirá.
  9. El riego será copioso pero jamás dejaremos la maceta encharcada. Si eso sucediera las raíces se pudren y la planta se marchita. Es importante que el riego sea frecuente, sobre todo en verano. En invierno manténlos húmedos pero riégalos con menor frecuencia.
  10. Evita las corrientes de aire, y si el árbol es débil o con un tronco muy fino, sujétalo sobre una guía para que se mantenga.
  11. Si están en un lugar protegido en el exterior no habrá problema, pero si están a la intemperie en invierno resguárdalos o mételos al interior para evitar que se marchiten.
  12. Abónalos cada seis meses añadiendo nutrientes a la maceta.
  13. Cámbialos de tierra y maceta cada 2 años. Sanea las raíces y cambia la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.