Tipos de poda para árboles frutales

¡Compártelo!Share on Facebook10Pin on Pinterest1Share on Google+0Tweet about this on Twitter

La poda de los frutales del jardín es una actividad necesaria si queremos que nuestros árboles gocen de buena salud. Hoy vamos a traer aquí un pequeño resumen de los diferentes tipos de poda con los que deberemos familiarizarnos. El otro día conocíamos las diferentes partes de nuestros árboles para hoy hacer hincapié en las diferentes maneras de podar los árboles frutales:

Poda de árboles frutales: diferentes tipos

Los diferentes tipos de poda para árboles frutales:

1. Poda de Formación

Se realiza en los tres primeros años de crecimiento del árbol para qué este vaya adoptando la forma que necesita tanto para facilitar la recogida de los frutos cómo para mejorar la entrada de la luz y su crecimiento. Se realiza antes de qué entre en producción.

Una vez terminada este tipo de poda, en la qué nuestro árbol ya está crecido y maduro se realizan las siguientes tipos de poda:

a) Poda de Limpieza

En este caso la poda se realiza para la eliminación de las partes de la planta que impiden o coartan su desarrollo y crecimiento de la misma. Se trata de eliminar tanto las hojas secas, como los chupones, ramas secas o aquellas ramas que estén impidiendo el correcto crecimiento y desarrollo de la copa.

Este tipo de poda se realizará una vez al año, tanto en árboles frutales cómo en árboles ornamentales después de la floración.

b) Poda de Fructificación

Con este tipo de poda, renovamos aquellas ramas que han dado fruto este año para renovarlas el año que viene. Se trata de un saneamiento para mejorar y tener siempre el mismo tipo de productividad de nuestro árbol frutal.

Se trata, en definitiva, de renovar el árbol para que siga dando frutos en la misma cantidad. Se realizará también de forma anual.

2. Poda de Rejuvenecimiento y Regeneración

Cuándo nos encontramos con árboles marchitos o viejos que han visto disminuida su capacidad de producción se poda de forma drástica para que vuelva a rebrotar y mejorar la producción sin tener que arrancar el árbol y plantar uno nuevo.

El melocotonero no tolera este tipo de poda, así cómo tampoco lo hacen los ciruelos o cerezos, a los cuáles si les cortamos las ramas grandes simplemente se mueren. Lo realizaremos en los peral, manzano, membrillero y olivo.

Diferenciamos distintos tipos de poda de rejuvenecimiento y regeneración:

Terciaro de ramas:

Cuándo la producción va escaseando, se dejan un 1/3 del tamaño de las ramas para qué vuelvan a crecer. Se realiza de forma progresiva y aplicándolo en unas pocas ramas cada año hasta que se realice en todo el árbol.

Descabezado:

Se trata de eliminar toda la copa con todas las ramas. Puede ser bastante drástico por lo que se puede dividir el trabajo en dos años haciendo primero una mitad y al año siguiente la otra.

Renovación por injerto:

Se trata de injertar en los cortes de las ramas gruesas. Se aplica para dar una segunda vida a aquellos árboles que ya no producen o que están viejos. Ideal para cuándo nos topamos con un jardín antiguo que queremos revitalizar.

Recepado:

Se corta al ras del suelo y por debajo empiezan a nacer nuevos chupones y brotes renovando completamente el árbol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.